Drones, una tecnología de futuro

por | junio 13, 2016

La industria de los vehículos aéreos no tripulados ha levantado el vuelo, y parece imparable. Desde los usos militares hasta el uso particular, el éxito de esta nueva herramienta tecnológica radica entorno una cuestión: su multidisciplinariedad. Ahora, este mercado emergente se perfila hacia el mundo empresarial, donde ha aterrizado para satisfacer fines comerciales y va camino de consolidarse.

Buenos augurios para la industria

Según un estudio de la consultora PwC -antiguamente PricewaterhouseCoopers-, en un futuro próximo las aplicaciones comerciales de la industria de los drones estarán valoradas en 127 mil millones de dólares.

La aplicación de drones en empresas ya existentes ya está permitiendo crear nuevos modelos de negocio y nuevas formas de operar. Gracias a sus múltiples funcionalidades, estos aparatos se pueden adaptar perfectamente a las necesidades de diferentes industrias.

“Estamos negociando con varias grandes empresas de una amplia gama de industrias sobre cómo pueden utilizar los drones para mejorar sus formas de negocio. Esto nos ha hecho pensar en el valor potencial del mercado global de drones. Con un valor de mercado estimado de 127 mil millones de dólares en aplicaciones comerciales, los drones están haciendo la transición de la novedad a una herramienta de trabajo indispensable “, explica Michal Mazur, jefe del centro ‘Dron Powered Solutions’, dedicado al estudio del uso de la tecnología de los drones y el análisis de datos en negocios.

El sector con mejores previsiones para esta aplicación comercial de los drones es la industria de infraestructuras. El otro campo destacado es la agricultura, en el que estos aparatos ya ha desarrollando las funciones de analizar, por ejemplo, los campos de cultivo o regar determinadas plantas.

Campos de aplicación

La velocidad de vuelo, la calidad de imagen de una eventual cámara o la capacidad de carga son algunos de los elementos susceptibles de ser transformados en función del campo de aplicación de estos aparatos. Estos son algunos de los sectores en que ha entrado con fuerza:

Reparto de mensajería

A pesar de estar en fase de desarrollo, ya hay múltiples empresas que trabajan para utilizar estas herramientas para la distribución de sus productos en un futuro cercano. Y la idea no sólo empieza a hacerse un lugar en las grandes multinacionales como Amazon y Google,sino que también seduce el sector alimentario: una panadería de Cantabria pretende repartir los su productos a domicilio mediante drones, y Domino s Pizza pretende hacer lo mismo.

En diciembre de 2013 Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon, daba a conocer por primera vez Amazon Primero Air , un innovador sistema de reparto mediante drones.Dos años y medio después, el ambicioso proyecto de la empresa de comercio electrónico se encuentra en pleno desarrollo y en fase de experimentación.

El servicio logístico, que cuenta con 12 prototipos, prevé repartir paquetes de menos de 3 kg en menos de 30 minutos mediante unos drones de 25 kg como máximo y que volarían amenos de 120 metros de altura.

Por su parte, el gigante de internet también estudia implementar los vehículos aéreos no tripulados para cuestiones logísticas. Google está desarrollando dos proyecto simultáneos para proveer internet a través de drones y repartir material médico.

No obstante, se trata de una idea en fase experimental, ya que la aplicación está a la expectativa de la regulación del sector que, ahora mismo, o no está regulado o bien presenta unas leyes demasiado estrictas.

Filmación de cine

Uno de los sectores en los que la aplicación del drones está más consolidado es el audiovisual. En busca de planes y paisajes imposibles, el dron se ha erigido como una herramienta muy útil para la grabación de eventos, documentales y películas. A pesar de que cuenta con un papel mayoritariamente complementario, la industria de los vehículos no tripulados ya cuenta con festivales cinematográficos como el ‘ Flying Robot International Film Festival ‘ o el ‘ New York City Dron Film Festival ‘.

La presencia de estos dispositivos se encuentra en constante crecimiento y cada vez la encontramos en más sectores: desde Hollywood en películas como ‘El lobo de Wall Street’ hasta series de televisión, de la mano de ‘Narcos’. De hecho, el campo en el que la aplicación de drones está más consolidado es el de la grabación de eventos,principalmente deportivos.

Agricultura

El uso de los ‘drones’ en la agricultura es una ejemplo más de la inserción de las nuevas tecnologías en los trabajos del campo. Equipados con todo tipo de sensores, una cámara y un GPS, los drones se utilizan para evaluar el estado de las cosechas, detectar cambios de color, problemas de riego o infestaciones. Además, el principal atractivo es su capacidad para ofrecer imágenes de alta resolución y de una forma más barata que los satélites. En definitiva, se trata de una nueva herramienta para vehicular los datos masivas en el mundo de la agricultura.

Según el informe de PwC , la aplicación de los vehículos no tripulados en la agricultura tendrá una incidencia valorada en 32,4 mil millones de dólares.

Emergencia y auxilios

La respuesta de la tecnología ante los desastres también tiene forma de dron. Gracias a sus características y posibilidad de adaptación, los vehículos no tripulados pueden realizar tareas que hasta ahora requerían grandes esfuerzos o resultaban muy caras. Ante inundaciones, incendios, terremotos u otros desastres, el uso de ‘drones’ resulta muy útil, ya que estos pueden llegar a zonas de difícil acceso y localizar personas para su rescate.

De hecho, hay un proyecto en marcha llamado Emertech que tiene por objetivo desarrollar las nuevas tecnologías al servicio de las emergencias. Una de sus iniciativas es la combinación de las Google Glasses, tecnología ‘wearable’ y drones para hacer rescates.

Otra idea más ambiciosa, y que va más allá del reconocimiento a través de una cámara, es la de transportar equipos médicos. Hace un año Google patentó la idea de hacer volar drones medicalizados y hace un mes, el gigante de internet patentó los dispositivos para llamar estos aparatos.

Vigilancia

Otra función de los camaleónicos vehículos no tripulados es la de vigilar. Estos aparatos están entrando en el mundo de la seguridad y se augura que en futuro próximo sustituirán otros elementos por un valor de 10 mil millones de dólares. Resultan útiles gracias, en parte, a que pueden ser silenciosos y llevar cámaras de alta resolución.

Las aplicaciones van desde seguir cuestiones genéricas como el tráfico, transmitiendo datos en tiempo real, hasta custodiar las instalaciones de una empresa cualquiera. Por ejemplo, la empresa de seguridad Prosegur ya ha incorporado un sistema con dronesexclusivamente para España pese a que la legislación española sólo permite utilizarlos en espacios cerrados.

Regulación

El auge exponencial de la industria de los vehículos no tripulados ha obligado a los países a elaborar un marco legislativo para acomodar su uso dentro de la legalidad. No obstante, en muchos casos son leyes provisionales a la espera de una actualización, ya que de momento, este sector se encuentra en fase de desarrollo.

En cuanto a España, después de casi dos años de la normativa española sobre las aeronaves pilotadas por control remoto, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ya cuenta con más de 1.200 operadores y 2.200 drones registrados.

La legislación española obliga a utilizar estos aparatos fuera de núcleos urbanos y de población. Está prohibido hacerlo de noche o en condiciones meteorológicas adversas y hay que tener un certificado de operador de drones. En cuanto a los aparatos, éstos deben pesar no más de 25 kg, volar a 120 metros de altura como máximo y siempre deben estar a menos de 500 metros de la persona que lo controla. Su uso en espacios cerrados no entra dentro de la jurisdicción de AESA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *